El Entrenamiento Funcional

Entrenamiento Funcional

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las últimas tendencias del entrenamiento apuntan a la utilización de equipos con libertad de movimiento y material alternativo. Todo apunta hacia el trabajo por cadenas cinéticas y no por trabajo analítico.

Con la entrada del nuevo milenio, estamos ante un replanteamiento de los contenidos en la actividad física y la salud. Con una continua corriente emergente de “cuerpomente”, la mirada está puesta en las escuelas tradicionales; Pilates, Técnica Alexandre, Antigimnasia, Reeducación Postural Global, etc. corrientes que tuvieron su momento de esplendor hace décadas y que habían quedado en el olvido o en áreas de desarrollo entre algunos profesionales de la fisioterapia.

Sin embargo, es ahora, con la Salud como protagonista en los centros de Fitness cuando se ha vuelto a recuperar el interés por los procesos cuerpo-mente como parte integrante de los beneficios psico-físicos.

Las patologías que castigan hoy en día a la población son en mayor medida las relacionadas con malos hábitos y las llamadas “patologías hipocinéticas”. Si, una de lasprincipales causa de muerte son las enfermedades cardiovasculares y todas las asociadas al denominado “síndrome metabólico”, la solución la venimos anunciando hace décadas, algo tan simple como “MUEVETE, HAZ EJERCICIO, SE ACTIVO”

 

Todos hemos oído el aforismo de Mens sana in corpore sano…

 

Parece irónico, que algo que se plantea como la solución a la principal causa de muerte y que es la mejor herramienta terapéutica, sea al mismo tiempo, la causa de alteraciones y patologías del sistema locomotor. Si, las personas activas tienen mucho menor riesgo de padecer enfermedades de origen metabólico y/o cardiovascular, pero sin embargo, tanto los sujetos sedentarios como los activos, tienen riesgo de padecer a lo largo de su vida alteraciones en sus sistema músculo-esquelético, los primeros con alteraciones hipocinéticas, y los segundos por mayor riesgo de lesión ante acciones motrices.

Lo queramos o no, tenemos que cargar con nuestro cuerpo durante toda una vida, y en todos los casos representa la “herramienta de trabajo”, si y digo en todos los casos, en todas las personas. No entendamos al cuerpo como un medio necesario para las personas que realizan actividades físicas como deportistas, bailarines, trabajos de la construcción, carpinteros, etc., sino también para amas de casa, estudiantes, oficinistas, taxistas, etc., no olvidemos que todo el mundo se relaciona con el entorno a través de su cuerpo, lo necesita para su vida social, familiar, sexual, laboral, etc.

El cuerpo es parte fundamental de nuestra relación con la sociedad y el entorno, por tanto, es nuestra herramienta de trabajo y de relación con el entorno. A veces solo vemos al deportista que se rompe el menisco, al obrero que le duele su hombro, pero también es cierto y además con mayor frecuencia el dolor de espalada del ama de casa, la hernia del taxista, la sobrecarga cervical del oficinista, etc. Por muy felices que seamos, por muy buena salud mental que tengamos, si tenemos un dolor agudo, el estado psico-físico se ve afectado.

Nos relacionamos con nuestro cuerpo y con el entorno a través del movimiento, realizamos ejercicio, nuestros músculos se comunican para interactuar, incluso en situaciones estáticas, nuestros músculos están realizando continuos ajustes para mantener la postura y la estabilidad. Al igual que debemos dominar el idioma para comunicarnos verbalmente, debemos dominar el movimiento para comunicarnos de forma efectiva y eficiente con el entrono que nos rodea. Pero ¿quién es el responsable y el que da origen al movimiento?

 

NUESTRO CUERPO.

Por tanto, el cuerpo queda una vez mas justificado como herramienta de trabajo y relación para originar movimientos que nos comuniquen con el entrono a nuestra voluntad, de tal forma, que seamos nosotros los que elegimos el tipo de comunicación que deseamos con el entorno, la persona debe ser capaz de elegir y controlar el movimiento idóneo para cada situación, TU CUERPO DOMINA EL MOVIMIENTO, EL MOVIMIENTO NO DOMINA TU CUERPO.
Efectivamente el éxito de una buena relación con el entorno es que seamos capaces de manejar las fuerzas que nos rodean, que seamos capaces de organizar y elegir los movimientos que deseamos expresar. El núcleo, origen y génesis de toda comunicación a través del movimiento con el entorno parte del cuerpo, la siguiente pregunta sería
¿quien controla al cuerpo?  EL CONTROL MOTOR, la activación neural, las conexiones neuro-musculares. Si logramos desarrollar un control motor efectivo, seremos capaces de transmitir la información correcta al sistema músculo-esquelético que a través de acciones coordinadas es capaz de generar un movimiento fluido y eficaz que modifique y maneje las fuerzas del entorno.

 

CONTROL MOTOR,

 

SISTEMA MUSCULO-ESQUELÉTICO,

 

MOVIMIENTO

 

ENTORNO

 

El deportista que golpea una pelota de tenis que está en movimiento, es capaz de interpretar el entorno (velocidad de la pelota, trayectoria, distancia,..), su sistema nervioso central comienza a elaborar un plan de acción y envía la información al sistema músculo-esquelético quien a través de coordinaciones intermusculares genera multitud de movimientos (carrera, armado del brazo, estabilización de la columna,..) hasta conseguir interceptar la pelota y golpearla con la fuerza y dirección adecuadas. En este gesto, ha sido capaz de interpretar las fuerzas del entorno; fuerzas externas como la de pelota, la gravedad y fuerzas internas originadas por las contracciones musculares, ha sido capaz de organizar un movimiento para dominar las fuerzas a través del movimiento originado por su cuerpo. El éxito del resultado dependía del origen, ese origen se situaba en el control motor que ha sido capaz de interpretar lainformación y enviarla al sistema locomotor.
Si esa información no se hubiera transmitido de forma eficaz, el resultado hubiera sido no solo no manejar las fuerzas externas y no poder golpear la pelota, sino que tampoco hubiera sido capaz de manejar las fuerzas internas y el problema hubiera sido fuerzas descontroladas que podrían ocasionar lesiones en el sistema mecánico del músculo, tendones, fascias, ligamentos, huesos. En un deportista, la importancia de este código senso-motor y continuo ajuste neuromuscular, lo vemos al instante, si embargo, no lo vemos así en las personas que sufren alteraciones en su sistema músculo-esquelético por su vida cotidiana. La solución fácil es achacar el problema a una sobrecarga muscular o mala higiene postural.
Esto no es más que una visión sesgada, tan solo se analiza el efecto pero no la causa. La pregunta de alguien que pensara con un poco de lógica seria; …si bien tiene una contractura y una mala higiene postural, pero…¿qué ha causado la contractura o la mala postura?..Porque evidentemente resulta muy fácil eliminar la contractura o inculcar hábitos posturales pero la causa seguirá detrás y que el efecto vuelva a aparecer, es solo cuestión de tiempo. La respuesta a estas preguntas y la respuesta a cual es la causa, la encontramos en el  control motor, el origen de todo movimiento.
No solo debemos conformarnos con que el sujeto sea capaz escuchar a su cuerpo y de estabilizarse estáticamente, el problema viene cuando está en movimiento, no olvidemos que el movimiento es el que nos comunica con el entorno, debemos buscar la estabilidad dinámica.
Volvamos a ejemplo de la comunicación verbal, si deseamos comunicarnos, no solo basta con saber escuchar y elaborar los pensamientos, si además deseamos interactuar, debemos expresarnos con sonidos, con el cuerpo pasa igual, no podemos limitarnos a escuchar a nuestro cuerpo y colocar nuestras estructuras buscando una estabilidad estática y correcta postura corporal, esto es lo primero, ahora vamos a comunicarnos con el entorno, vamos a generar movimientos para dominar las fuerzas del entorno, pero recuerda… tu cuerpo domina al movimiento, no el movimiento a tu cuerpo.

 

“Yo controlo a mi cuerpo,

mi cuerpo domina al movimiento,

mi movimiento modifica el entorno”.

 

Observar la diferencia entre sentarse en una silla ergonómica o encima de un Fit-Ball. En el primer caso, es el entorno quien domina al cuerpo, el respaldo ergonómico estabiliza y dirige al cuerpo hacia la posición que determina el diseño (estabilidad pasiva), en el segundo caso son los estabilizares activos y pasivos los que modifican las fuerzas del entorno para lograr una postura estable (estabilidad activa) El entorno te domina Tu dominas el entorno En el campo del entrenamiento sucede lo mismo, siempre hemos contemplado las máquinas de última generación con apoyos ergonómicos y rangos de movimientos dirigidos como un verdadero avance en la ciencia del movimiento. Sin embargo, no veíamos que ya teníamos una verdadera máquina que nos proporcionaba todo esto y además se adapta perfectamente a cada sujeto, esa máquina es el propio cuerpo de cada persona.

Si nos fijamos posee mas elementos que cualquier máquina de ultima generación; posee un cinturón a modo de faja que protege a la columna (musculatura profunda del tronco), tiene un sistema de apoyo para traccionar con fuerza (columna), tiene un sistema que nos informa del rango adecuado (sistema neuromuscular), posee receptores que nos informa si la carga es adecuada y si no lo es, se activan para protegernos (órgano tendinoso de Golgi), etc. Si, efectivamente, todo esto lo posee nuestro cuerpo, tan solo que en la mayoría de las personas no están activados o no tienen el desarrollo suficiente como para poder ser utilizados.

 

¿Cuál ha sido nuestra respuesta? Decirle a la persona, no se preocupe, la maquina lo hará por usted ¿Qué conseguíamos? Músculos fuertes si, pero… acoplamientos débiles y una estabilización subdesarrollada, así podíamos ver como personas con músculos desarrollados le dolían la espalda al coger las bolsas de la compra. Entonces acudíamosa la tan socorrida “higiene postural”. Esto es obviar el problema. La máquina perfectamente diseñada jamás permitirá el correcto desarrollo de los sistemas endógenos de estabilidad, debemos generar contenidos que permitan el desarrollo de estos sistemas. Debemos seleccionar tareas donde sea el propio sujeto el que determina la estabilización y elige el movimiento. Solo así, conseguiremos los mejores resultados y un entrenamiento integral. Si, lo se, el gran inconveniente es que esta opción necesita un gran control postural y educación al movimiento, entonces… comencemos por ahí. El entorno te domina Tu dominas el entorno Es en este punto donde toma sentido el Entrenamiento Funcional, el objetivo de esta visión es la de sustituir la opción de que la máquina lo haga por el sujeto (el entorno domina) por la de desarrollar y  utilizar los estabilizadores y sistemas de control motor del sujeto (dominar el entorno).

 

El control motor como punto de encuentro entre el entorno y el entrenamiento.

 

El “Entrenamiento Funcional” que nos ha llegado, proviene de una línea de trabajo
Originaria de EE.UU. donde el ejercicio se sitúa como herramienta y medio de trabajo relativo a la funcionalidad de la tarea en relación a la creación de movimientos que imiten los patrones de movimientos naturales que se podrían dar en situaciones reales de la vida cotidiana, o de la competición deportiva. Sin embargo, el concepto de entrenamiento funcional dentro del deporte competitivo ya existía, haciendo una referencia más clara hacia la especificidad de la tarea con el objetivo de entrenar la vía neural, mejorando la coordinación inter e intramuscular a través de mecanismos nerviosos para la mejora de la fuerza. En todos los casos, el entrenamiento funcional sería el punto de encuentro entre los músculos y el movimiento. Es donde confluyen las órdenes del sistema nervioso como organizador y el sistema muscular como generador del movimiento.
Las adaptaciones que produce el entrenamiento funcional las encontramos en los siguientes mecanismos nerviosos:
Coordinación intermuscular: Referente a la acción en sinergia de acciones entre diferentes grupos musculares. Mejora la transmisión de fuerzas a través de los movimientos integrados en cadenas cinéticas a través de procesos reflejos de activación e inhibición para optimizar el trabajo en sinergia de los diferentes grupos musculares.
Coordinación intramuscular: adaptaciones a nivel de las unidades motrices de un mismo músculo, diferenciándose los siguientes procesos;

 

- Reclutamiento: capacidad para activar a unidades motoras del músculo.

 

- Sincronización: capacidad de activar al mismo tiempo el mayor número de unidades motrices

 

- Frecuencia: reclutamiento en unidad de tiempo.
Entrenamiento Estructural

 

Entrenamiento Neural

 

Entrenamiento Funcional

 

Coordinación intermuscular

 

Coordinacion intramuscular

 

Procesos

 

Reflejos

 

Por tanto podríamos definir el concepto de Entrenamiento Funcional de la siguiente forma:
Tareas de ejercicios que se repiten de forma sistemática y continua para logar adaptaciones mecánicas desarrollando la activación neuromuscular y buscando una transferencia hacia la mejora de la relación del sujeto con el entorno de su vida real y cotidiana.

 

“Controla tu cuerpo, domina el movimiento, modifica el entorno”

 

 

Lee y Comparte más publicaciones de CUERPO, aquí.

 

 

Kevy Oropeza

Acerca de Kevy Oropeza

Fisioterapeuta Ejerciendo en el Area de Traumatologia Deportiva. 1 er FISIOTERAPEUTA DEL CARACAS FC. INSTRUCTOR CERTIFICADO TRX. LOCUTOR DEL ESPACIO SALUD Y DEPORTES 102.7 FM. BARQUISIMETO, VENEZUELA. Telefono:+58 412 8062672

2 Comentarios

  1. Saludos, que bueno que te haya gustado y que la información le llegue a muchos mas para que aprendan a conocer su cuerpo y las necesidades para hacer ejercicios de buena manera y guiada lo profesionales

    Post a Reply
  2. Me ha encantado vuestro post y me ha sabido a poco pero ya sabeis lo que dice el dicho “si lo bueno es breve es dos veces bueno”. Me gustara volver a leeros de nuevo.
    Saludos

    Post a Reply

Deja una respuesta a fisioterapueta torrejon ardoz Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>